La importancia del desayuno

Salir de casa en ayunas o habiendo tomado sólo un café es una costumbre cada vez más frecuente, pero los especialistas en nutrición parecen estar de acuerdo en que el desayuno es la comida más importante del día, y que de él depende en gran medida nuestro rendimiento intelectual y físico.
Los primeros alimentos que aportamos cada día a nuestro organismo son determinantes para fortalecer nuestra salud y disfrutar de una jornada llena de fuerza y vitalidad. Cuando no desayunamos como todos los días es debido, mientras tanto estamos viviendo de las reservas de nuestro cuerpo, que lleva unas diez horas sin tomar ningún alimento.
Es aconsejable, por lo tanto, que el desayuno nos aporte por lo menos una cuarta parte de la energía que necesitamos cada día. Para ello es conveniente que el desayuno contenga alimentos ricos altos en hidratos de carbono, como el pan o los cereales, zumos o frutas y lácteos como el yogur, la leche o el queso fresco. Además, un buen desayuno contribuye a no picar entre horas, por lo que se convierte en un factor importantísimo en el control del sobrepeso.